Anunciar un hotel
Sus resultados de búsqueda

HOTELES EN ACÁMBARO, GUANAJUATO | 16 hoteles registrados en este directorio

Publicado por HOTELMANIA en 1 julio, 2019
| 0

Acámbaro es una ciudad del estado de Guanajuato, México, cabecera del municipio del mismo nombre. Fue fundado por misioneros franciscanos en 1526. Se dedica principalmente a la agricultura y al comercio. Anteriormente fue un importante centro ferrocarrilero. Es famoso por su producción de pan en distintas variedades.

Los primeros habitantes en esta área pertenecieron a las tribus conocidas como cultura Chupícuaro, una de las más antiguas de Mesoamérica, cuyos orígenes se remontan hasta el 1200A.C. En esta región se han dado valiosos descubrimientos arqueológicos, consistentes de más de 4000 piezas de cerámica las cuales son exhibidas en el museo local y el Museo de la población de Chupícuaro.

Con la llegada de los conquistadores europeos, un grupo de familias de españoles se asentó a un costado del río Lerma. La ciudad fue fundada oficialmente el 19 de septiembre de 1526 por el cacique Don Nicolás de San Luis Montañés, con el nombre de San Francisco de Acámbaro. Este registro le ha dado el título de la primera población en el estado de Guanajuato. Con la fundación, grupos de frailes franciscanos iniciaron el proceso de Evangelización de las tribus existentes en la región.

Templo de Guadalupe a principios del siglo XX tomada desde los portales que había sobre la calle Hidalgo.

Un episodio muy importante de la Guerra de Independencia de México tuvo lugar en Acámbaro. Con una ceremonia el 22 de octubre de 1810, el movimiento liderado por Don Miguel Hidalgo declaró a Acámbaro como el cuartel militar del Ejército Grande de América, al mismo tiempo que Hidalgo fue nombrado Generalísimo de las Américas. Ese mismo día tuvo lugar un gran desfile militar con más de 80,000 insurgentes, con lo cual se demostró la rapidez con la cual crecía éste movimiento, hacía menos de un mes, el 16 de septiembre de 1810, que solamente 800 personas respondían al Grito de Dolores y se levantaban en armas en contra de los españoles en la ciudad de Dolores Hidalgo.

Durante el Porfiriato, debido a su ubicación estratégica, Acámbaro fue un sitio clave para el desarrollo de la infraestructura ferrocarrilera en México. Acámbaro se convirtió en un nodo principal, centro mecánico y logístico de los Ferrocarriles Nacionales de México. Acámbaro fue el único centro con instalaciones para reparar locomotoras en todo Latinoamérica, en el que incluso se construyeron locomotoras de vapor. En 1944, los talleres mecánicos de Acámbaro construyeron La Fidelita 296, una locomotora de vapor que es un símbolo de toda una época para el pueblo Acambarense, y que se encuentra en exhibición en el patio del museo del Ferrocarril de Acámbaro.

La ciudad de Acámbaro es reconocida como uno de las primeros asentamientos que los conquistadores establecieron en el centro del país. A la par de la llegada de familias hispanas y el reparto de los territorios entre ellas, la ciudad observó una época en la cual se construyeron varias edificaciones importantes para dar servicios tanto a los recién llegados como a los pobladores locales.

Templo del Hospital; Siglo XVI (1529-32).

Dentro de las primeras construcciones, son notables las de tipo religioso. Los Franciscanos construyeron edificios espléndidos que aún puede ser observados, tales como el Templo del Hospital. Esta iglesia fue concebida para ofrecer un espacio de consuelo espiritual a los pobladores nativos (templo de indios), siguiendo la estrategia de dominación y evangelización durante el virreinato.

Si bien la construcción fue ordenada y dirigida por los conquistadores, la mano de obra constructura fue proporcionada por los distintos grupos de habitantes locales, Otomíes, Tarascos, Mazahuas y Chichimecas. Una muestra de ello son varios de los elementos esculpidos en piedra existentes en la fachada de dicho templo.

Acueducto de Acámbaro iniciado en 1527.

Otras de las obras sobresalientes desde el siglo XVI existentes en Acámbaro es la infraestructura de abasto de agua para la población. El Acueducto de Acámbaro, obra hidráulica en estilo Mudéjar, que es el único acueducto construido en la época colonial completamente intacto en México, fue iniciado en 1527, de acuerdo con documentos históricos locales. La construcción fue iniciada y guiada por el Franciscano Antonio de Bermul, teniendo el objetivo de traer agua desde un manantial existente en una población indígena conocida como Tócuaro. El acueducto termina en la fuente de la “Pila de la Cruz”, lugar donde históricamente la población con cántaros y los aguadores llenaban sus ánforas para llevar el vital líquido a las casas. En la plaza principal se encuentra la llamada Fuente Taurina, también conocida como “Pila del Águila”, una fuente con relieves que hacen referencia a corridas de toros, la cual conmemora la introducción de la tauromaquia en la Nueva España. En la ciudad existen otras fuentes, algunas de las cuales fueron construidas posteriormente, como la “Fuente Morisca” localizada actualmente en el Mercado Hidalgo y que data del siglo XVIII.

Dentro de las grandes construcciones existentes en Acámbaro, una joya de las épocas gloriosas de la arquitectura colonial es un puente sobre el Río Lerma, conocido como el Puente de Piedra que data del año 1750, el cual es atribuido a Francisco Eduardo Tres Guerras, aunque existe un debate sobre la validez tanto del arquitecto como la autoridad que ordenó su construcción.

El siglo XVIII trajo prosperidad a Acámbaro con la construcción de edificios religiosos y públicos. Templos, casonas y portales fueron construidos, muchos de los cuales han soportado el paso del tiempo y modernización, siendo testigos mudos de la arquitectura colonial en la ciudad. Entre los más sobresalientes se pueden mencionar los portales Victoria, Hidalgo y Guerrero (destruidos en la primera mitad del siglo pasado), Portal Sámano, Presidencia Municipal, casonas sobre la calle Juárez, las ermitas sobre la calle Hidalgo, un teatro sobre la calle Zaragoza, entre otros.

Hay que mencionar que existen rumores de que muchos de los monumentos de dicha ciudad fueron removidos durante el gobierno de Juan José Torres Landa con el plan Guanajuato, desconociéndose hasta la fecha el lugar a donde fueron llevadas las piedras de basalto labradas con la que estaban construidas. Muchos de los monumentos son recordados por los mayores de la localidad, entre los monumentos extraviados se incluyen el monumento a la madre, la fuente de “el Elefantito” entre otros, así como los portales Hidalgo y Guerrero, la barda perimetral del santuario y de la Parroquia de San Francisco.

Recientemente el 9 de enero de 2015 fue inaugurada la remodelación de la Plaza Cívica “Miguel Hidalgo y el Jardín del Arte”, dicho proyecto cuenta con un foro, un cuarto de máquinas además de la instalación de 38 chorros de agua que forman las fuentes danzantes junto con la instalación de luz escénica y sonido ambiental, cuyo objetivo es mejorar la imagen urbana del Centro Histórico, activar la economía y mejorar el turismo. Como resultado de la remodelación, varias toneladas de piedra labrada fueron removidas, al igual que varias de las bancas de metal, de las cuales no es del todo claro su destino.

La gastronomía de Acámbaro es muy variada y similar a la que predomina en el centro del país, contando con platillos típicos como guisados de carne de res y cerdo en salsas de chile seco o tomatillo acompañados con arroz, menudo de res y borrego, chiles rellenos, aunque tiene una fuerte influencia de la gastronomía del estado de Michoacán. Un ejemplo de esta influencia gastronómica son los tamales de elote o huchepos, muy populares en la región purépecha. La cercanía con el lago de Cuitzeo y la presa Solís se manifiesta en platillos como carpas fritas y los charales con salsa y limón. En Acámbaro se pueden encontrar además antojitos típicos como las enchiladas rojas, los pambazos, pozole rojo y verde, postres como buñuelos encaramelados acompañados con atole de maíz o garbanzo, churros rellenos y golosinas como dulces de amaranto, cacahuates garapiñados o en palanqueta, las manzanas cubiertas con caramelo y las obleas. Un antojito muy tradicional son los tacos dorados de frijoles, acompañados de col rallada, salsa verde y crema. Entre las especialidades más sobresalientes del lugar podemos mencionar los tamales de ceniza o corundas, tamales hechos de masa de maíz, tequesquite y envueltos en hojas de carrizo dándole la forma triangular q les caracteriza pero que normalmente son servidos con salsa de chile guajillo, carne de cerdo, crema y limón. Además podemos encontrar los chicharrones preparados con col rayada, carne apache (carne de res reposada con jugo de limón, jitomate, cebolla y cilantro picados), salsa botanera y limón los tamales dulces pero con relleno de queso y salsa de chile guajillo, combinación exótica que resulta interesantemente exquisita.

 

FUENTE: https://es.wikipedia.org
FOTOGRAFÍA:  Thelmadatter [CC BY-SA 4.0 (https://creativecommons.org/licenses/by-sa/4.0)] https://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/f/fd/Acambaro027.jpg

De Thelmadatter – Trabajo propio, CC BY-SA 4.0, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=56482110

Deje un mensaje.

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

  • Búsqueda Avanzada

    $ 100 para $ 50.000

    Más opciones de búsqueda
  •   Buscar por ID



  • Entradas recientes